Tweet about this on Twitter1Share on Google+2Pin on Pinterest0Share on Facebook5Share on LinkedIn0Share on Reddit0

Hace unos días se me ocurrió una idea para acabar con los primitivos tubos de pasta de dientes que siempre acaban sacando más de la cuenta, ensuciando y que nunca sé donde poner.

invento dispensador pasta dientes

En un primer momento pensé en crear un soporte con un tubo especial, añadiendo un botón en la parte superior para dispensar una dosis de pasta de dientes. Se podría incluso calcular una dosis para niños y adultos. El boceto se puede optimizar mucho. De hecho mirando por Internet “dosificadores de jabón” y dispensadores de pasta de dientes” encontré algunos que se fijan en la pared y que podrían ser una mejor opción para crear el dosificador de pasta de dientes. Además también hay dispensadores automáticos muy interesantes.

toothpaste-dispenser-1

toothpaste-dispenser

También encontré un dispensador de pasta de dientes un poco cutre pero efectivo y barato.

dosificador-pasta-dientes

El problema está en que no se encuentran en los supermercados y en Internet es difícil encontrarlos también.

La solución

Finalmente encontré una solución mucho más sencilla y económica si cabe. ¡Y lo había tenido siempre en frente de mis narices! Se trata de usar el dosificador del jabón de toda la vida. La pasta de dientes de Licor del Polo es algo más líquida que otras marcas por lo que se puede probar sin problemas y funciona a las mil maravillas.

Aquí os dejo una representación creada por mí de como podría quedar un dispensador de pasta de dientes de la marca Signal y que podrían comercializar en cualquier momento.

dosificador-signal

¿Cuando sacarán las marcas de dentífricos mi invento al mercado? Seguramente no tardarán mucho y yo seré uno de los primeros en comprarlo. ¿Os gusta? ¿Os resultaría útil?

Sobre El Autor

Experto SEO, Community Manager, Content Manager, Blogger. Ingeniero Informático. Muy afortunado y haciendo lo que me gusta.

Una Respuesta

  1. Xavier

    Hola Borja

    Estoy hasta las narices del tubito de dentrífico. Y estaba buscando en internet precisamente eso que tu comentas. Pero debería ser algo mayor (que dure bastante), y con la dosis exacta para un cepillado (especialmente para los niños que acostumbran a gastar medio bote) y el caño mayor para que el chorro sea más gordo. Mejor en plástico, por un tema económico. Bueno, yo en breve lo patento… y lo comercializo.
    Un abrazo

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.